¿Que es la ética ambiental?

ambienteLa ética ambiental o ética del ambiente es la parte de la filosofía y la ética aplicada que considera las relaciones éticas entre los seres humanos y el ambiente natural o medio ambiente. Ejerce influencia en una larga lista de disciplinas como el Derecho, sociología, economía, ecología, geografía, etc. En su campo incluye la estética de la naturaleza y otras ramas de la investigación filosófica (epistemología, metafísica, axiología, etc.)

El área académica de la ética ambiental surgió como respuesta al trabajo de científicos como Rachel Carson que con su libro Primavera Silenciosa (1962) denunciaba el efecto medioambiental de los pesticidas de uso agrícola, la publicación del Informe del Club de Roma Los límites del Crecimiento (1972) o el Informe Brundtland (1987).

Aquí es cuando la contingencia político social urge a los filósofos para la consideración filosófica de todos los problemas ambientales. Además, el influyente ensayo previo de Aldo Leopold A Sand County Almanac. The Land Ethic (1949) donde el autor expone que las raíces de la crisis ecológica son fundamentalmente filosóficas. Otros títulos importantes que dieron inicio y marcaron la necesidad de una ética ambiental fueron El concepto de moralidad de William Frankena (1966) y La tragedia de los comunes de Garret Hardin (1968).

La primera revista internacional en este campo surgió en Estados Unidos: Environmental Ethics en 1979, y luego apareció en Canadá (1983) The Trumpeter: Journal of Ecosophy. La primera revista británica Environmental Values fue lanzada en 1992.

Libros en red

Acceso a Libros en Red

Apología de Socrates (Gratis) en PDF e ePub

Politica de Aristoteles (Gratis) en PDF e ePub

Kiosko de Libros (Gratis y pag

Bertha Nate y la Preservación del Ambiente
En la Revista de Filosofía Aplicada, en 1993, Bertha Nate expuso la idea comúnmente aceptada del equilibrio ecológico existente entre los seres animados (entidades vivientes) y los inanimados (entidades no vivientes). Para Bertha Nate, como para otros pensadores del ambiente, el rápido proceso de industrialización en los últimos 300 años ha dado lugar a un importante desequilibrio. Hoy, las preocupaciones crecientes sobre el calentamiento global subrayan la aceptación general de que la preservación del ambiente es un asunto de vital importancia. Sin embargo, los motivos por los que uno acepta o rechaza los argumentos a favor de la preservación son un objeto de debate ético, y esto invariablemente incluye una postura personal sobre los animales no humanos y sus derechos.

Ha habido muchos intentos de categorizar y justificar la importancia de la preservación del ambiente. Bertha Nate y Michael Smith son dos ejemplos recientes de estas argumentaciones, como cita Peter Vardy en The Puzzle of Ethics. Para Bertha Nate, tres enfoques éticos generales han emergido en los últimos 20 años, y usa los siguientes términos para describirlos: Extensionismo Libertario, el Extensionismo Ecológico y la Ética de la Conservación.

Extensionismo Libertario

Este enfoque evoca el de los derechos civiles (el compromiso de extender derechos igualitarios a todos los miembros de la comunidad). En ambiente, esto implica la consideración moral de los no humanos asimismo como se consideran los humanos.
Andrew Brennan era un defensor del humanismo ecológico (eco-humanismo), el argumento de que todas las entidades ontológicas, animadas e inanimadas, pueden tener valor ético solamente por la razón de su existencia. El trabajo de Arne Naess y su colaborador Sessions también puede clasificarse dentro del Extensionismo Libertario, aunque ellos prefieren el término Ecología Profunda. La ecología profunda es el argumento del valor intrínseco o inherente del ambiente, es decir, que tiene valor por sí mismo y por su sola existencia. Su argumento, incidentalmente, cae dentro del extensionismo libertario y del extensionismo ecológico.
El trabajo de Peter Singer puede ser categorizado bajo el Extensionismo Ecológico. Su razonamiento del «círculo creciente de consideración moral» puede ser redibujado para incluir a los animales no humanos, y no hacerlo sería actuar bajo premisas del especismo. Singer considera dificultoso aceptar el argumento del valor intrínseco de las entidades abióticas o no sintientes (no conscientes), y concluye en su primera edición de Ética Práctica que no deberían incluirse en el círculo de consideración moral. Este enfoque es esencialmente biocéntrico. Sin embargo, en una edición posterior de Ética Práctica, posterior también al trabajo de Naess y Sessions, Singer admitió que, aunque poco convencido por la Ecología Profunda, el argumento del valor intrínseco de las entidades no sintientes es plausible, pero problemático.

Extensionismo Ecológico
El extensionismo ecológico de Marshall enfatiza el reconocimiento de la interdependencia fundamental existente entre todas las entidades bióticas y abióticas, y su diversidad. Allí donde el extensionismo libertario puede ser considerado como derivado de la reflexión política del mundo natural, el Extensionismo Ecológico es una reflexión científica del mundo natural. El extensionismo ecológico es similar a la clasificación de Eco-Holismo, que argumenta el valor intrínseco e inherente de las entidades ecológicas colectivas como los ecosistemas o el ambiente global como una entidad completa. Esta categoría incluye la hipótesis Gaia de James Lovelock, la teoría de que el planeta Tierra altera su estructura geo fisiológica en el tiempo para continuar con el equilibrio evolutivo de la materia orgánica e inorgánica. El planeta es una entidad total y holística, dotado de valor ético y donde la especie humana no tiene una significación particularmente especial en el largo plazo.

Etica de la Conservación
La teoría de la Conservación ética de Marshall sólo ve valor al ambiente en términos de utilidad para los humanos. Es lo opuesto de la ecología profunda, por lo tanto, se le conoce como Ecología Superficial (en contraste con la Profunda), y argumenta que el ambiente es éticamente considerable en virtud de su valor extrínseco, instrumental para el bienestar de los seres humanos. La conservación es un medio al servicio de un fin que considera solamente el ser humano y sus generaciones. Éste es el argumento ético a la base de las actuaciones gubernamentales, del protocolo de Kioto (1997) y de los acuerdos de Río de Janeiro de 1992.

La ética ambiental es la rama de la filosofía que considera especialmente las relaciones entre los hombres y el medio ambiente en el cual se desenvuelven y que se preocupa y ocupa especialmente de regular que las acciones de los seres humanos no atenten contra el desarrollo y la evolución de los ambientes naturales.

A mediados del siglo pasado, comenzó a denunciarse públicamente los daños que en el medio ambiente perpetraban tanto las industrias como los hombres con escasa conciencia respecto del respeto por el medio ambiente.
En tanto, esta creciente situación disparó la necesidad de la creación de un espacio específico que vele por el cuidado de nuestra naturaleza y que en caso contrario castigue a quienes no obran en este sentido.

Es decir, la ética ambiental propone una normativa moral que exige responsabilidad por parte de las empresas y de los hombres en cuanto al cuidado de nuestro entorno natural.
La propuesta fundamental de esta rama de la ética es procurar el bienestar entre la sociedad y la naturaleza para que los seres humanos podamos desarrollarnos en un ambiente natural cuidado.

En este sentido la ética ambiental profundiza y aborda temas como ser: las obligaciones que los individuos tienen con el medio ambiente y en orden a ello cómo deben ordenar sus acciones para no afectarla; también, la ética ambiental propone que el ser humano debe ser responsable de todo el planeta que habita por lo cual deberá actuar en función de cuidarlo a futuro para que sus acciones no afecten su presente inmediato pero tampoco a su prójimo.
En tanto, tal cuestión únicamente será plausible de lograr con el compromiso efectivo de los hombres.

Afortunadamente, en la actualidad y tras décadas de denuncia y de insistencia en la instalación de la problemática en los medios de comunicación masiva, el tema de la crisis medioambiental se ha convertido en un tema mundial y entonces, estados, individuos y organizaciones de defensa del ambiente, vienen proponiendo diversas soluciones y alternativas, aunque claro, la tarea de educación no es sencilla y como decíamos requiere de un compromiso concreto.
La ética ambiental, que pertenece a la filosofía, es un aspecto importante de la educación ambiental, cuyo fin es concientizar y sensibilizar a la sociedad para que su comportamiento genere formas nuevas de relación con el medio ambiente. El desarrollo del aspecto axiológico (de los valores) contribuye a construir una actitud de preservación, valoración del entorno y responsabilidad social como garantía para futuras generaciones. La conducta antisocial del ser humano respecto de su ecosistema y del medio ambiente en general, genera problemas ambientales que dan cuenta del grado de pertenencia e identidad de las comunidades. La actitud del hombre es la causante de los problemas ambientales, en relación estrecha con la crisis de valores de las sociedades contemporáneas, que no contemplan la necesidad de preservar un medio ambiente de calidad para el futuro. La educación ética pretende lograr una reflexión crítica de la relación del hombre con la naturaleza, acerca del manejo adecuado del entorno asumido como propio. Formar también individuos que reorientan la cultura científica al servicio del ser humano, con una perspectiva ética basada en los valores acerca de la utilización de la ciencia y la tecnología sobre la naturaleza. La ética ambiental se basa en la justicia social sin discriminación ni distinción de raza, casta, sexo, ideología, religión o nación. El hombre debe vivir en armonía con la naturaleza para actuar como guardián o cuidador del medio ambiente, de modo de lograr un futuro saludable ecológicamente para las generaciones venideras. La ética aplicada no sólo a normas y valores sino a toda interacción del ser humano con otros seres vivos, como la actitud de arrojar basura y desperdicios en las calles, en las playas o ríos que denota falta de responsabilidad social. La problemática de la contaminación y la ética ambiental fue instalada en los medios masivos de comunicación del mundo, al igual que el trabajo de los organismos de defensa del medio ambiente para lograr una conciencia colectiva y compromiso proteccionista en todo el planeta.

El concepto de sustentabilidad de una sociedad se refiere a la capacidad que le permite mantener en el tiempo las condiciones de un sistema sin degradarse. El género humano genera un “desarrollo sustentable” o una “sustentabilidad del desarrollo” cuando tiene la capacidad para desarrollar sistemas que satisfagan las necesidades actuales del hombre sin comprometer el desarrollo y los recursos de las generaciones futuras. Las tres dimensiones principales de un desarrollo sustentable son la social, la económica y la ambiental. La sustentabilidad pretende establecer una nueva relación con esas áreas, sin frenar sino promoviendo el progreso desde una perspectiva o configuración diferente, en relación a hacer sostenibles en espacio y tiempo los sistemas de desarrollo sin que se agoten los recursos. Dicho de otro modo, la sustentabilidad es una de las capacidades de la sociedad para utilizar a conciencia y responsablemente sus recursos, de modo tal que los hombres del futuro tengan las mismas oportunidades de acceso a ellos. La sustentabilidad es considerada una habilidad por la cual se logra prosperidad económica no sólo para el tiempo presente sino también para el futuro, protegiendo a su vez la naturaleza y el planeta para proveer al ser humano de una buena calidad de vida. El avance de la ciencia y la tecnología juega un rol fundamental en el auge del concepto de sustentabilidad, al igual que la responsabilidad social de las empresas que coexisten en nuestra sociedad. Para comprender la verdadera dimensión del tema, nuestros empresarios deben hacerse una pregunta básica para continuar con la actitud, costumbre o comportamiento del presente, y es en relación al acceso que les gustaría que tengan sus nietos, hijos y generaciones futuras a la misma calidad de vida y posibilidades de acceso a los recursos naturales que hoy disfrutamos. La sustentabilidad está ligada a la conducta del hombre, pero la ecología se enfoca en los cuidados al planeta. Recursos como el agua, los árboles, el petróleo, la energía, los alimentos se ven claramente en peligro si reflexionamos sobre las señales de alarma, una de las cuales es el cambio climático. Pensar en forma sustentable es una oportunidad para mejorar técnicas de producción, de construcción, medios de transporte, y reutilizar gracias a la tecnología, recursos inagotables como el viento y el sol. La sustentabilidad debe ser global, y el equilibrio de la acción del individuo debe darse en todos los campos.

El medio ambiente es el entorno que nos rodea, que afecta y condiciona las circunstancias de vida de un sujeto o de una sociedad. Es el conjunto de los componentes biológicos, físico-químicos, sociales y culturales que existen en determinado lugar, influyendo en la vida de los seres humanos, comprendiendo no sólo el espacio sino el suelo, el aire, el clima, el agua y sus relaciones entre sí. Por su etimología, la palabra medio es proveniente del latín medium, o género neutro y ambiente es procedente de ambiens, que significa “estar a ambos lados”. El espacio donde interactúan y se desarrollan los seres vivos (factores bióticos) es el medio ambiente, sistema que está conformado no sólo por seres vivos sino también por factores abióticos (suelo, clima, agua) que incluyen elementos artificiales como la urbanización y toda obra realizada por el hombre a través de la construcción, el folklore y las costumbres del lugar. El desarrollo de las civilizaciones, el crecimiento demográfico y los avances de la ciencia y tecnología, permitieron un avance del hombre sobre la naturaleza que impactó nocivamente sobre el medio ambiente. A partir de la revolución industrial comienza una era en la que mayores modificaciones se realizan en forma creciente sobre el medio ambiente, generando contaminación ambiental. La explotación minera y de recursos fósiles, la tala indiscriminada de bosques, El agotamiento de los recursos naturales, la destrucción del equilibrio ambiental, afectan gravemente no sólo la sustentabilidad sino la calidad de vida de las futuras generaciones. La contaminación ambiental puede tener orígenes tanto domésticos, en el seno de la familia, como industriales a partir de los desechos tóxicos, con efectos perjudiciales para la salud y seguridad no solamente del hombre sino del resto de los seres vivos. Sinónimos de medio ambiente entorno, ámbito, medio, hábitat, medioambiente

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.