Gottfried Leibniz

Gottfried Wilhelm Leibniz, mejor conocido como Gottfried Leibniz (1 de julio de 1646 – 14 de noviembre de 1716), filósofo racionalista, teólogo, lógico, matemático, jurista, bibliotecario y político. Nació en Leipzig, Alemania. La mayor parte de su tiempo lo compartió con su padre, Friedrich Leibniz, un catedrático de filosofía moral en la Universidad de Leipzig, falleció cuando Leibniz tan sólo tenía 6 años. Leibniz heredó de su padre el amor por los libros y la característica de ser un perfecto autodidacta, además, en el aspecto material heredó la inmensa y variada biblioteca de su padre.  Al paso del tiempo, comenzó a prestar gran interés por el estudio del latín, cuando tenía 9 años escribió su primer poema en latín y a los 12 años dominaba el griego. Su madre, Catharina Schmuch, le inculcó valores religiosos y morales, alineados a la fe protestante. Siempre haciendo hincapié en la cultivación de la mente en todos sus aspectos.

En la escuela fue un alumno muy destacado, antes de los 14 años Leibniz demostró su precocidad intelectual, al adentrarse al estudio de la lógica de Aristóteles y a partir de ahí centró sus esfuerzos en desarrollar un replanteamiento. Siendo muy joven, Leibniz ingresó en la Universidad de Leipzig para estudiar Filosofía y Letras. Se graduó en 1663 con la tesis de Principio de Individuación. En la tesis llegó a expresar un atrevido planteamiento: las pruebas matemáticas son necesarias para materias como la lógica y la filosofía, dicho planteamiento fue expresado por a su profesor Erhard Weigel, y él realizó algunas modificaciones.

Posteriormente, realizó estudios de doctorado en Derecho, en Altdorf, a los 20 años. Al finalizar se desempeñó en la política, al servicio del arzobispo de Maguncia. Trabajó ampliamente por conseguir la unidad religiosa y política de los pueblos de Europa; tuvo la misión de viajar a Francia para reunirse con Luis XIV y persuadirlo de no invadir Alemania. Mientras estuvo en este país logró profundizar en su actividad intelectual. Por su agitada vida política permaneció en diversos lugares de Europa durante varios años, entrando en contacto con las figuras más relevantes en el mundo de las ideas: el jansenista Arnauld, el físico holandés Huygens, el químico Boyle, Malebranche, Spinoza.

“Amar es encontrar en la felicidad de otro tu propia felicidad.” Gottfried Leibniz

Desde 1676, Gottfried Leibniz fue bibliotecario de la corte de Hannover, unos años después fue nombrado presidente de la Sociedad de Ciencias de Berlín. También colaboró en la fundación de la Academia de las Ciencias de Berlín, desempeñándose como presidente. La fundación de este centro fue idea de Leibniz, pero financiada por El príncipe Federico III de Brandeburgo. Estando en este lugar, incrementó su producción intelectual, mantuvo correspondencia frecuente con amigos intelectuales y se acercó a diversos campos del conocimiento: la ciencia, las matemáticas, la filosofía, específicamente el racionalismo, el derecho y la historia.

PRINCIPALES APORTES DE GOTTFRIED LEIBNIZ

Gottfried Leibniz comenzó a ser reconocido por sus obras y tratados que empezaron a desarrollarse a partir de 1666 con Dissertatio de ars combinatoria. Luego de este momento se desprendieron diversos tratados, tales como: Discours de métaphysique (1686); Essais de théodicée sur la bonté de Dieu, la liberté de l’homme et l’origine du mal (1710); Monadologie (1714); Nowveaux essais sur l’entendement humain (1765). En estas obras se expresa como un filósofo de corte clásico, el representante más brillante de la filosofía perennis. De todas maneras, el elemento dominante en sus obras es la agudeza de ingenio.

Por su inclinación a la filosofía racional, sostuvo que el criterio de verdad del conocimiento consiste en la necesidad intrínseca de éste, no en su adecuación con la realidad. Postuló la idea de la existencia de las verdades de hecho: proposiciones cuya verdad, a diferencia de las de razón, no se refleja en ellas mismas, estas verdades pueden ser entendidas desde las matemáticas; se erigen en el principio de razón. Por otro lado, según Gottfried Leibniz existieron verdades de hecho, que se caracterizan por su casualidad y por no implicar en si la verdad.

Este filósofo postuló una teoría; fundada en la categoría lógica de sujeto, es inextensa y activa y recibe el nombre de mónada. Con esta teoría metafísica, Gottfried Leibniz resuelve el problema de la comunicación entre las substancias extensa, divina y pensante de Descartes y entre el cuerpo y el alma. Para realizar dicha teoría conocida como monadología, que puede ser profundizada en su obra llamada del mismo modo publicada en 1720, Leibniz tomó como base: las matemáticas, la metafísica, la física, la biología y la psicología. Para Leibniz, las mónadas son átomos, formales, espirituales, de la realidad. No son átomos materiales. Las mónadas son unidades dinámicas que contienen una fuerza interior.

“Es indigno de hombres excelentes desperdiciar las horas como esclavos en la labor de calcular lo que sin riesgo podría relegarse a alguien más si se utilizaran máquinas.” Gottfried Leibniz

Cabe destacar que aceptó la existencia de Dios gracias a las pruebas metafísicas clásicas, aunque, para ello realizó ciertas modificaciones a la metafísica clásica; basándose en sus propios hallazgos metafísicos y lógicos. Además, construyó una máquina aritmética que realizaba las cuatro operaciones básicas y calculaba raíces cuadradas y logró demostrar las ventajas de utilizar el sistema binario en lugar del decimal en las computadoras mecánicas. El proyecto del sistema binario inició muchos años antes de la existencia de Leibniz, pero en el año 1679 afirmó que estos contenían una “numeración diádica”, con ello, todo número podía ser expresado mediante una serie formada por 0 y 1. Este fue el comienzo para que siguieran, otros intelectuales, aportando a lo que hoy conocemos del sistema binario.

Una de sus grandes creaciones fue la máquina de calcular de Leibniz, con ayuda de Sir Morland crearon maquinas que multiplicaban. Aunque existieron más creaciones similares, casi todas las maquinas tenían problemas técnicos que impedían su buen desempeño. El invento de esta dupla, fue el incentivo para que Thomas de Colmar transformara una máquina del tipo de la de Leibniz en una más completa que podía realizar restas y divisiones. Como resultado, dicha máquina fue el prototipo de las posteriores máquinas comerciales.

Gottfried Leibniz falleció el 14 de noviembre de 1716, sorprendentemente en vida no fue tan destacado como lo mereció. Su popularidad se dio después de la segunda mitad del siglo XVIII cuando dio a conocer la invención de la máquina para cálculos. Luego de su muerte, se le hicieron algunos reconocimientos, incluso se le conoce como el último genio universal. Por ejemplo, a partir del año 1985 el gobierno alemán instauró el Premio Leibniz, como reconocimiento a la investigación. Además, en la Universidad de Hanover se le rindió un homenaje póstumo.

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.